Por Daniel Morales

Una biblioteca no es un lujo, sino una de las necesidades de la vida.
Henry Ward Beecher

Imaginemos que cada familia tuviera una biblioteca e hiciera uso constante de ella. Puede ser infinita como las que Borges imaginó, gigantesca como la que Bestia resguarda en la cinta de Disney, pequeña como la que el profesor Jules tiene en “Stranger than Fiction” (una hermosa biblioteca que cubre cada pared de su oficina) o precaria como la que muchas personas realmente poseen. El punto de coleccionar cadáveres de árboles transformados en hojas es el de poder acceder a las principales ideas que transforman el saber y el espíritu del hombre. Si cada uno tuviera como preocupación la curaduría personal de su intelecto, seguramente las cosas serían distintas.

biblioteca personal

Abrir un libro por primera vez, encontrar en sus palabras un goce incomparable con cualquier cosa, sentir en la espina dorsal esa acumulación de emociones que se va llenando página tras página hasta que es imposible contenerse y es necesario cerrar el libro de manera abrupta para que nuestra mente pueda comenzar a entender todo lo que acaba de leer. Buscamos en los libros las respuestas a las preguntas que ni siquiera hemos formulado, aprender de la vida de los más importantes escritores y pensadores.

Estas recomendaciones podrán darte una idea de cómo empezar una colección propia, claro que no debes seguirla estrictamente, pero sí debes tener en cuenta que si deseas darle seriedad a tu estante (que esperamos crezca hasta ser un gigantesco hogar para tus libros favoritos), debes mezclar géneros, ciencias y más. Literatura, historia y más. Una biblioteca es el reflejo de lo que somos, cultívala con el respeto que se merece.

“Cuentos inolvidables según Julio Cortázar” (2007) – Julio Cortázar

“La historia de mis dientes” (2014) – Valeria Luiselli

“Los siete años de abundancia” (2014) – Etgar Keret

“Las diecinueve tragedias ” (431 a.C.) – Eurípides

“Los mitos griegos” (1984) – Robert Graves

biblioteca personal los mitos griegos

“Zeus, quien pesa las vidas de los hombres e informa a las Parcas de sus decisiones, puede, según se dice, cambiar de opinión e intervenir para salvar a quien desee cuando el hilo de la vida, hilado en el huso de Cloto y medido con la vara de Láquesis, está a punto de ser cortado con las tijeras de Atropo. En realidad, los hombres pretenden que ellos mismos pueden, hasta cierto punto, dirigir sus propios destinos evitando peligros innecesarios”.

“Después del terremoto” (2013) – Haruki Murakami

“Las metamorfosis” (8 d.C.) – Ovidio

“El perseguidor” (1959) – Julio Cortázar

“El banquete” (380 a.C.) – Platón

“Noches blancas” (1848) – Fiódor Dostoyevski

bibliotecan personal noches blancas

“Quizás fuera un rayo de sol que, tras surgir de detrás de una nube preñada de lluvia, volvió a ocultarse de repente y lo oscureció todo a mis ojos. O quizá la perspectiva entera de mi futuro se dibujó ante mí, tan sombría, tan melancólica, que me vi como soy efectivamente ahora”.

“La historia interminable” (1979) – Michael Ende

“1984” (1949) – George Orwell

“Cómo funciona la música” (2012) – David Byrne

“Fausto” (1808) – Johann von Goethe

“Noticias del imperio” (1987) – Fernando del Paso

novelas de Mexico Noticias del Imperio

“Con tu lengua y con tus ojos, tú y yo juntos vamos a inventar de nuevo la historia. Lo que no quieren ellas, lo que no quiere nadie, es verte vivo de nuevo, es que volvamos a ser jóvenes, mientras ellas y todos están enterrados desde hace tanto tiempo”.

“Ciudades desiertas” (1982) – José Agustín

“El amor en los tiempos del cólera” (1985) – Gabriel García Márquez

“20 mil leguas de viaje submarino” (1870) – Julio Verne

“Por quién doblan las campanas” (1940) – Ernest Hemingway

“Aura” (1962) – Carlos Fuentes

biblioteca personal aura
“La soledad es necesaria para alcanzar la santidad. Se han olvidado de que en la soledad la tentación es más grande”.

“Lodo” (2002) – Guillermo Fadanelli

“Ciudad de cristal” (1985) – Paul Auster

“Una habitación propia” (1929) – Virginia Woolf

“Éramos unos niños” (2010) – Patti Smith

“Farenheit 451” (1953) – Ray Bradbury

Libros ray bradbury farenheit

“Los libros están para recordarnos lo tontos y estúpidos que somos. —Son la guardia pretoriana de César, susurrando mientras tiene lugar el desfile por la avenida: ‘Recuerda, César, que eres mortal’—. La mayoría de nosotros no podemos salir corriendo por allí, hablando con todo el mundo, ni conocer todas las ciudades del mundo, pues carecemos de tiempo, de dinero o de amigos. Lo que usted anda buscando, Montag, está en el mundo, pero el único medio para que una persona corriente vea el noventa y nueve por ciento de ello está en un libro. No pida garantías. Y no espere a ser salvado por alguna cosa, persona, máquina o biblioteca. Realice su propia labor salvadora, y si se ahoga, muera, por lo menos, sabiendo que se dirigía a la playa”.

“Libro del desasosiego” (1984) – Fernando Pessoa

“La metamorfosis” (1915) – Franz Kafka

“Cantar de los nibelungos” (S. XIII) – Anónimo

“Guerra Mundial Z” (2006) – Max Brooks

“La insoportable levedad del ser” (1984) – Milan Kundera

levedad

“El amor empieza en el momento en que una mujer inscribe su primera palabra en nuestra memoria poética”.

“Historia del arte” (1950) – Ernst Gombrich

“Historia del siglo XX” (1994) – Eric Hobsbawm

“Historia de Roma” (1854) – Theodor Mommsen

“Todo se desmorona” (1958) – Chinua Achebe

“En el camino” (1957) – Jack Kerouac

biblioteca personal camino

“¿No es cierto que se empieza la vida como un dulce niño que cree en todo lo que pasa bajo el techo de su padre? Luego llega el día de la decepción cuando uno se da cuenta de que es desgraciado y miserable pobre y está ciego y desnudo, y con rostro de fantasma dolorido y amargado camina temblando por la pesadilla de la vida”.

Fuente: Cultura Colectiva

0

¿Tu que opinas?

Comunicóloga, lectora hambrienta y soñadora infalible ✩