Estamos por empezar un nuevo ciclo escolar y tanto los padres como los maestros tenemos siempre muchas expectativas acerca de cómo será. Normalmente, antes de empezar un nuevo ciclo, los papás se preparan comprando la lista de útiles escolares que indicó la escuela y, por otra parte, los maestros se preocupan por hacer del aula de clases un lugar agradable y acogedor, equipándolo con diferentes materiales didácticos.

Sin embargo, hay algunos factores importantes que a veces, como padres y maestros olvidamos o no le damos la merecida importancia, pero que ayudará que nuestros niños tengan un mejor rendimiento escolar. Veamos entre otros los siguientes: una buena alimentación y un descanso adecuado. A continuación menciono brevemente algunas de las consecuencias que podríamos ocasionar si no damos la debida importancia, a los factores antes mencionados.

Factores importantes que a veces, como padres y maestros olvidamos o no le damos la merecida importancia: una buena alimentación y un descanso adecuado.

Una buena alimentación: todos hemos escuchado hablar sobre este tema, pero al hacerlo, normalmente lo primero que pensamos es en poseer un mejor cuerpo o bajar esos kilitos que tenemos de más. Sin embargo, pocos pensamos o lo relacionamos con el desempeño académico de los alumnos.

Proporcionarles un buen desayuno, ayudará para que su capacidad de concentración en la escuela sea mucho mejor, eso significa que pueden aprovechar al máximo su potencial de inteligencia. De lo contrario, si los padres no les proporcionamos a los hijos una buena alimentación, podríamos afectar el desarrollo cognitivo e intelectual, limitar su capacidad para concentrarse y reducir su nivel de energía, lo cual podría causar problemas de comportamiento por somnolencia o cansancio.

En un artículo publicado por Marco Antonio Martinez en la página de CNN México sugiere algunos alimentos para el desayuno:

  • Huevo con verdura y un plato de fruta
  • Cereal con leche, sin azúcar, fruta y rollitos de jamón de pavo con verdura
  • Licuado de yogur con fruta y cereal
  • Limitar el pan y galletas.
  • Tomar agua en el transcurso del día.

homemade-yogurt-with-fruit-and-granola1

Un buen descanso: Dormir las horas necesarias, es muy importante para cualquier niño, es por eso que a los 2 años de edad los pequeños deben dormir alrededor de 13 horas al día; de 3 a 5 años, se reducen hasta las 10 a12 horas. A los 5 años unas 11 horas. Entre los 6 a10 años el promedio de horas de sueño es de 10 horas y en la etapa de adolescente, se requiere entre 9 a 10 horas.

En un artículo publicado por Nuria Llavina Rubio menciona lo siguiente:

Los expertos señalan que un tiempo adecuado de sueño y descanso ayudan a retener más los conocimientos adquiridos. Investigaciones recientes, incluso, sugieren que es posible aprender mientras se duerme. En este artículo se describen por qué la memoria de lo aprendido aumenta en los estudiantes que duermen las horas adecuadas y qué elementos ayudan a que el proceso de trabajo sea óptimo.

También se menciona que: el mejor horario para estudiar es alrededor del mediodía y entre las 4 y las 5 de la tarde. De hecho, muchos especialistas aseguran que el periodo de máximo aprovechamiento coincide con la mañana, decrece a lo largo de la tarde y, sobre todo, de la noche, por lo que conviene trabajar la mayor parte de la materia al comienzo del día y dejar el repaso o la tarea más fácil para la última hora de la tarde.

No olvidemos que el desempeño escolar de nuestros hijos no solo es cuestión de proveer los materiales escolares, sino también de nuestro compromiso como padres de brindarles un ambiente, en casa, que les motive y ayude en su desarrollo. Eso incluye una buena alimentación y un descanso adecuado

Arlette Gaona Pliego

Licenciada en Educación Preescolar

0

¿Tu que opinas?

Comunicóloga, lectora hambrienta y soñadora infalible ✩