Cuando la pareja decide separarse es porque al menos alguno de los dos está convencido que ya no hay nada qué hacer por la relación.

Algunas parejas deciden sólo separarse en la esperanza de que con el tiempo las cosas se compongan y puedan volver.

Cuando se decide llevar la separación al terreno legal es para divorciarse, repartir los bienes en común y, se supone, para acordar las responsabilidades mutuas con los hijos, tanto de su manutención como educación y convivencia.

Desafortunadamente la decisión del divorcio está cargada de rencor, resentimiento y deseo de venganza y por ello los hijos, el talón de Aquiles de ambos, se convierten en un terrenos de batalla muy fructífero para sacar dichos sentimientos.

Uno de los puntos más sensibles es la pensión alimenticia porque, al margen de ser obligación de ambos, la batalla es por dar lo menos posible o de plano no dar nada.

¿Cómo afecta esta batalla a los hijos? ¿De quién es realmente la responsabilidad? ¿Hay un marco legal para ello? ¿Debo dar pensión por voluntad o por ley?

decisiones13

Acompáñanos a reflexionar sobre estos temas el próximo domingo 13 de septiembre en una transmisión más de Decisiones. Ya sabes, por cualquiera de las estaciones de Medios Radiofónicos de Michoacán o en radiomejor.com. ¡No te lo pierdas!

3

¿Tu que opinas?

Comunicóloga, lectora hambrienta y soñadora infalible ✩