Febrero 04, 2016.

Muy buenos días Jesús y auditorio,

Hoy primer jueves de febrero les quiero recomendar qué deudas tomar, cuáles podrían tomar y cuáles definitivamente no tomar. En otras palabras que deudas son buenas, aceptables y malas. Si la cuesta de enero se ha extendido a febrero, les sugiero no tomar ninguna deuda y continuar minimizando sus gastos. Las deudas van a ser buenas básicamente cuando mejoran nuestro futuro como son los inmuebles y las malas cuando dañan nuestro futuro financiero.

  • Las buenas: las hipotecas y los créditos para invertir en un negocio. Son deudas buenas por que en ambos casos el valor va incrementar en el futuro, el inmueble se aprecia por plusvalía y el negocio (bien administrado) por generar mayores ventas. Por lo tanto ustedes estarán construyendo para el futuro.
  • Las Aceptables: son deudas para adquirir bienes duraderos. Por bienes duraderos entendamos los bienes que tienen una vida útil mayor a la de un año como son los autos, blancos y electrodomésticos (claramente en buen funcionamiento). Todos estos bienes pierden valor al momento de su compra, por ejemplo, los coches se deprecian 20% inmediatamente. Aun así estas deudas son aceptables porque el la vida útil del producto es mayor a la vida del crédito. Por ejemplo, una televisión dura más que los 12 o 6 meses de crédito otorgado. Por cierto, si planean una televisión yo me esperaría hasta las olimpiadas que es cuando las tiendas departamental seguramente ofrecerán promociones en televisiones. Siempre busquen créditos sin intereses para éste tipo de productos. Otro ejemplo en deudas aceptables son los autos ya que es más accesible comprar un auto a crédito que ahorrarlo. Además, un auto generalmente tiene propósitos de trabajo que a su vez nos ayuda a generar mayor ingreso. Claramente, entre menos se endeuden mejor porque las mensualidades del crédito les van a quitar parte de su ingreso futuro y, por lo tanto, tendrán menor ingreso disponible para consumir.
  • Las Malas: Estas son las deudas de consumo inmediato como es el super, comidas, fiestas y el micro gastos que pagamos con tarjeta de crédito. Son inaceptables porque el consumo de estos productos y en ocasiones servicios se consumen en pocos días e inclusive en horas. Muchas veces, nos llega el estado de cuenta y ni recordamos en que habíamos gastado, hasta nos sorprendemos. Éste tipo de deuda puede ser minimizada y prevenida con disminuir el uso de tarjeta de crédito y sustituir por efectivo o débito. También procuren ser más selectivos en sus gastos, gasten únicamente en lo que es realmente necesario. Si usan la tarjeta de crédito para consumo inmediato, tengan mayor disciplina en el control de sus gastos y de preferencia sean totaleros, es decir, cada mes dejen en saldo cero su tarjeta. Las deudas por consumo inmediato son las que van a dañar nuestro futuro.

¡Excelente jueves! ¡No olviden ahorrar más y gastar menos!

Soy Victor Fort, síganme por favor en Facebook Fortalece tus Finanzas y Twitter @fort_vic.

Así son las finanzas:

0

¿Tu que opinas?

Comunicóloga, lectora hambrienta y soñadora infalible ✩