Cada vez es más común que tanto a los niños como a los adolescentes se les dificulte seguir reglas. Existe una tendencia en la sociedad actual en promover que los niños formen sus propias reglas y ellos mismos establezcan sus propios limites, ocasionando que cada vez sea más difícil para los niños y los jóvenes, acatar los reglamentos del lugar en donde se encuentran, ya sea: el salón de clases, la escuela, la iglesia y en otros lugares de la sociedad.

Como padres tenemos un trabajo importante respecto de este tema, pues somos los primeros responsables de hacer que nuestros hijos comprendan y entiendan, mediante la práctica en el hogar, que las reglas y los límites no son unas cadenas que nos restringen sino que son el principio básico del respeto y la convivencia. Una autora y experimentada madre comenta en uno de sus libros: El hogar es donde ha de empezar la educación del niño. Ahí esta su primer escuela. …las influencias educativas del hogar son un poder decidido para el bien o para el mal. (EGWhite, La Educación)

Otro reto para los padres consiste en no enseñar a los hijos a seguir las reglas y los límites por miedo, sino como resultado del desarrollo del dominio propio.

Angry mother scolding a disobedient child

Comparto con ustedes, algunas sugerencias que pueden ayudarnos al momento de establecer reglas en nuestra casa y enseñar a nuestros hijos, la importancia de las mismas y también los límites:

  • Establecer un reglamento
  • Explicar la razón de tener un reglamento
  • Poner el reglamento en un lugar visible.
  • Involucrar a los niños al momento de elaborarlo. Permitir que ellos redacten algunas de las reglas. Todas debieran corresponder a su edad.
  • Establecer CONSECUENCIAS y no castigos en caso de romper una de ellas.
  • Que los padres lleven a cabo las consecuencias, para que los niños entiendan que el reglamento se debe cumplir.
  • Aplicar el reglamento dentro y fuera de la casa.
  • Que ambos padres se apoyen al momento de aplicar las consecuencias.
  • No hacer un reglamento muy largo. Podemos hacer unas 7 u 8 reglas que abarquen lo más importante.
  • Incluir dentro del reglamento algunas tareas domésticas.
  • En caso de tener niños muy pequeños, utilizar dibujos para que ellos sepan qué dice.

Para nosotros como padres, es importante lograr que nuestros hijos sean capaces de lograr un buen comportamiento. Es por ello que tener un reglamento no debe hacer del hogar un lugar desagradable sino un refugio para todo lo desagradable y negativo.

Y concluyo citando a la misma autora:

Desde una edad muy temprana, los niños pueden comprender lo que se les dice con sencillez y claridad; y manejándolo con bondad y juicio se les puede enseñar a obedecer.
…El futuro bienestar del niño requiere una disciplina bondadosa..

manners-cropped

Colaboración

Arlette Gaona Pliego

Licenciada en Educación Preescolar

20

¿Tu que opinas?

Comunicóloga, lectora hambrienta y soñadora infalible ✩