Por Arlette Gaona Pliego

Desde hace algún tiempo he notado que el sobrepeso es cada vez más frecuente entre niños y adolescentes. Es por eso que me gustaría compartir algunos datos acerca de cómo está la situación en nuestro país, y también algunas medidas de prevención que nos puedan ayudar.

De acuerdo con la UNICEF, actualmente México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil, y el segundo en obesidad en adultos, precedido sólo por los Estados Unidos. Problema que está presente no sólo en la infancia y la adolescencia, sino también en población en etapa preescolar. Datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT), indican que uno de cada tres adolescentes de entre 12 y 19 años presenta sobrepeso u obesidad. Para los escolares, la prevalencia combinada de sobrepeso y obesidad ascendió un promedio del 26% para ambos sexos, lo cual representa más de 4.1 millones de escolares conviviendo con este problema.

02

Como podemos ver, la situación realmente es alarmante y como padres debemos ayudar para que nuestros hijos no padezcan este problema de salud o bien, ayudarlos para salir de éste. No pretendo juzgar, más bien informar un poco para que veamos al sobrepeso como un problema y no como una simple condición física.

Entre las causas que pueden ocasionar el sobrepeso están la poca o nula actividad física, la mala alimentación (sobre todo consumo excesivo de comida chatarra) y el uso constante de aparatos electrónicos como los son el iPad, consolas de videojuegos, teléfonos celulares y computadoras. Aclaro, el uso de los electrónicos no es malo, pero se vuelve dañino cuando estos ocupan todo el tiempo de nuestros hijos y a su vez les impide realizar ejercicio físico.

Sunny

Algunas de las medidas que como padres podríamos tomar para tratar o evitar la obesidad son:

  • Regular, en nuestros niños y/o adolescentes, el tiempo de uso de los aparatos electrónicos y fomentar más las actividades al aire libre o los deportes.
  • Promover la buena alimentación, eliminando, o por lo menos disminuyendo el consumo de comida chatarra.
  • Motivar a nuestros hijos a beber más agua simple y menos bebidas azucaradas.
  • Incluir en la dieta familiar el consumo de vegetales y frutas.
  • Hablar con nuestros hijos y hacerles ver las consecuencias que el sobrepeso puede tener en sus vidas.
  • Asistir con un especialista para que nos proporcione una dieta balanceada (este debe ser en caso de que uno de nuestros hijos padezca de obesidad o bien como medida de prevención).
  • Dedicar más tiempo a nuestro hijos y fomentar el diálogo para que ellos busquen más nuestra compañía y no la de los aparatos electrónicos.

Little pretty girl doing yoga exercises on rug at home.

La obesidad es una condición que puede afectar significativamente la vida de nuestros hijos, no permitamos que ellos sufran sus consecuencias y ayudémoslos para que su vida no se vea afectada de forma negativa. No olvidemos que el sobrepeso puede ocasionar, entre muchas otras cosas, el ya tan famoso bullying.

Y por último, solo deseo mencionar que, nosotros los padres, somos responsables de la salud de nuestros hijos.

1

¿Tu que opinas?

Comunicóloga, lectora hambrienta y soñadora infalible ✩