Por Isabel Valenzuela

En el mundo de las orientaciones sexuales hay mucho, pero muchísimo más queheterosexuales, homosexuales o bisexuales, ya que si bien estas categorías engloban a mucha gente, no son lo suficientemente específicas.

Anteriormente se le denominaba bisexual a quienes se sentían atraídos tanto por hombres como mujeres, pero pensar la atracción sexual requiere ir más allá del simple binomio. La llamada pansexualidad, que se aplica a personas que sienten atracción por otras personas, sin importar el sexo biológico, es un buen ejemplo.

Pansexualidad, personas a las que le gustan otras personas

Símbolo mujer y hombre

La omnisexualidad (o pansexualidad) y bisexualidad tienden a ser confundidas, pero hay diferencias entre ambas orientaciones. En la atracción bisexual se discrimina entre hombres y mujeres, mientras que en la pansexualidad la fijación apunta simplemente a la persona, sin la distinción de la identidad sexual. Las personas sencillamente atraen o no atraen.

Quienes se reconocen como pansexuales no distinguen entre género o identidad de género a la hora de sentir atracción física o romántica, para ellos el sexo biológico y la orientación sexual no hacen diferencia.

 

En la bisexualidad hay atracción tanto por hombres como por mujeres, pero no por las tantas otras identidades de género que escapan a la binariedad, característica que diferencia la bisexualidad de la pansexualidad, término que viene del prefijo griego «pan», que significa «todo».

La pansexualidad, que también se conoce como omnisexualidad y es reconocida como una orientación sexual, no distingue géneros sino cualidades, pudiendo demostrar interés en características que van más allá de la identidad de la persona.

La omnisexualidad en el mundo

Pansexualidad - Bandera

Si bien la pansexualidad fue reconocida como una orientación sexual hace muy poco, antes no se la distinguía de la bisexualidad.

Jean Twenge,  psicóloga estadounidense de la Universidad de San Diego, especialista dedicada a los estudios de género, cree que un 2 % de la población podría identificarse como pansexual, número que, según ella, debería aumentar ya que muchas personas recién se dan cuenta que existe una orientación para la forma en que se sienten.

El 8 de diciembre se celebra el día del orgullo pansexual y quienes se consideran omnisexuales se identifican con una bandera compuesta por tres franjas horizontales con los colores rosa, azul y oro, los dos primeros representan a ambos sexos mientras que el tercero corresponde a un «tercer sexo» que engloba a quienes no se reconoce dentro de ninguna de las categorías tradicionales.

Pansexual, homosexual, bisexual, etc. Nadie obliga a que una persona a caer dentro de una categoría y todos tenemos la libertad de buscar la identidad propia, sin las ataduras, los límites y la violencia de las orientaciones duales de «hombre» y «mujer», un arma para vivir la sexualidad sin miedo a sentirse diferente o raro.

Fuente: Batanga

18

¿Tu que opinas?

Comunicóloga, lectora hambrienta y soñadora infalible ✩